Movilidad Funcional y Geográfica

  • Derechos y Obligaciones

    Derechos y Obligaciones

  • Duracion del Contrato

    Duración del Contrato

  • Modalidades del Contrato

    Modalidades del Contrato

  • Salario del Contrato

    Salario del Contrato

  • Horas Extraordinarias

    Horas Extraordinarias


  • "Movilidad Funcional y Geográfica"


    Vamos a analizar las características de cada una de estas figuras:

    La movilidad funcional hace referencia a la modificación que el empresario hace de las tareas o funciones que normalmente venía desempeñando el trabajador. Toda movilidad funcional debe de cumplir una serie de requisitos tales como no afectar a la dignidad y posibilidades de promoción del trabajador, así como realizarse teniendo en cuenta en todo momento la formación, experiencia o titulaciones que dicho trabajador posea.



    Acerca de la Movilidad Funcional y Geográfica


    Actualización: 13/05/2014 La duración de la movilidad funcional es un factor muy importante, ya que si el trabajador ocupara un puesto de trabajo de nivel superior durante más de 6 meses en un año o durante más de 8 meses en dos años, el trabajador podría solicitar su promoción y ascenso a ese puesto de trabajo, aunque por negociación colectiva dichos períodos de tiempo pueden verse modificados.


    La remuneración que el trabajador reciba se establecerá teniendo en cuenta las funciones que desempeñe, siempre que éstas sean superiores a las que venía desempeñando. En el caso de que se le asigne un trabajo de nivel inferior, el trabajador seguiría manteniendo la misma retribución que venía percibiendo.



    La movilidad geográfica supone el cambio de residencia del trabajador para poder prestar sus servicios en otro centro de trabajo de la empresa, siempre y cuando existan razones técnicas, económicas o de producción que justifiquen ese traslado.

    El empresario tiene que avisar al trabajador en un plazo no inferior a 30 días del traslado al otro centro de trabajo, y el trabajador decidirá si opta entre poner fin a la relación laboral (cobrando una indemnización de 20 días de salario por año de servicio prestado a la empresa) o aceptar el traslado. También cabe la posibilidad de que el trabajador no acepte poner fin a la relación de trabajo pero tampoco muestre su conformidad con el traslado, por lo que tendría que impugnar la decisión del empresario.



    En el caso en el que se acepte el traslado y haya que cambiar de residencia, si el cónyuge del trabajador trasladado también prestara sus servicios en la misma empresa, podría pedir también su traslado a ese centro de trabajo si hay vacantes en el mismo.

    Cabe también la posibilidad de que por razones económicas, técnicas o de producción, los trabajadores tengan que desplazarse temporalmente a una población distinta a la población donde residen; en este caso el empresario tendría que abonarle una dieta y todos los gastos del viaje. En este caso el empresario debe de informar al trabajador en un plazo no inferior a 5 días hábiles antes de que se tenga que llevar a cabo el desplazamiento, siempre y cuando este sea para un período superior a 3 meses. Si el trabajador se desplazara, tendrá derecho a permisos de 4 días laborales de descanso por cada 3 meses que trabaje fuera del lugar donde tenga su residencia habitual.